Está bien saber un poco de nutrición y saber qué necesitas para tener una vida saludable. Sin embargo, hay veces en la vida en la que no te sientes bien. No estás a gusto contigo misma, o algo gordo pasa y pierdes el foco. No puedes seguir con lo que tienes en mente, necesitas apoyo, necesitas otro tipo de nutrición, necesitas tus alimentos primarios.

Otra Nutrición

La nutrición en sí, la nutrición física, es simplemente una fuente de energía. Yo la considero como una segunda fuente de energía, tan válida como cualquier otra. Y es que hay diferentes fuentes de energía. Todas se podrían englobar en lo que llamo alimentación primaria y secundaria.

La alimentación primaria se compone de todas las fuentes de nutrición que NO se corresponden con comida. Pero nos NUTREN igualmente, nos dan energía y alimentan a otros niveles. Se trata de la nutrición emocional y espiritual que te ayuda a balancear tu vida.

Recordando

¿Recuerdas cuando eras una niña? Vivías prácticamente con este tipo de “alimentos”, sólo querías jugar, pasarlo bien, estar con tus amigos, etc. A veces se te olvidaba ir a comer, tu madre te decía de ir a comer y tú respondías que no tenías hambre. Esas cosas que hacías que te movían por dentro. Esas cosas que, aún siendo más mayorcita, siguen moviéndote por dentro. Puede que incluso ahora tengas más aún.

O, ¿te has enamorado y sentido esas mariposas en el estómago? Sientes que flotas en el aire, estás llena de alegría y todo parece maravilloso. No piensas en la comida, es algo secundario. A menos que planees en ir a algún sitio estupendo para ir a cenar XD

Piensa en cualquier situación en la que experimentaste emoción, ilusión, felicidad, entusiasmo. Piensa en las cosas que hacías, qué cosas eran, cierra los ojos y piensa en aquellas sensaciones por unos minutos. Wow, siento casi como renacer, ¿y tú?

Ahora piensa en algún momento de tu vida en el que te sentías deprimida, de bajón, sin ganas de nada, con las lágrimas a flor de piel. En esos casos te faltaba tu alimentación primaria. La comida aquí sigue siendo secundaria, ahora tienes hambre de emociones positivas. Comes pero no te sientes satisfecha. Todo lo que necesitas es, básicamente, amor.

Los alimentos primarios van más allá de lo que te pones en el plato. Es una nutrición a un nivel más profundo, es la nutrición de tu ser. Y de ahí viene el nombre de esta web 🙂

Y es que cuando sentimos que esa parte de nosotros no está bien, ni la comida más saludable del mundo puede hacernos sentir mejor.

Alimentos Primarios

¿Y cuáles son esos alimentos primarios?
Pues prácticamente todas aquellas cosas que te mueven por dentro y que no tienen que ver con la comida.
Más específicamente se pueden agrupar en las siguientes categorías:

  • Carrera profesional
  • Relaciones (en tu familia y fuera de ella
  • Actividad física
  • Espiritualidad

En realidad, todo en la vida está relacionado y cuantos más alimentos primarios te des, menos secundarios necesitas, y a la inversa también. Si te limitas a llenarte con sólo comida, no tendrás espacio para tu alimentación primaria. De hecho, aquí hay un tema muy interesante, el “hambre emocional”. Es el hambre que tienes porque te falta algo (o mucho) en tu alimentación primaria.

Incluso en varias religiones y culturas se practica el ayuno como manera de reducir la nutrición física y abrir “canales” para recibir grandes cantidades de alimentos primarios.

El equilibrio

También te digo que es imposible tenerlo todo perfecto en la vida. Cuando algo parece que va bien hay alguna otra cosa que no va tan bien. La vida es dual y es imposible no experimentar lo bueno sin lo malo y a la inversa. Y si tú puedes, por favor contacta conmigo que quiero saber cómo lo haces. Lo importante es que encontremos nuestro propio equilibrio y aprendamos a manejar nuestras emociones cuando algo no va como nos gustaría.

Yo comparto aquí los míos, con algunos planes de acción:

  • Carrera: no me desagrada mi profesión pero quiero cambiar de trabajo y dedicarme a ayudar a otras personas. Estoy actualmente trabajando en cambiar no sólo de profesión sino de “campo”.
  • Relaciones: quiero que sean de mejor calidad. Mi intención es conectar a un nivel más profundo con mi gente.
  • Actividad física: totalmente nula.. Aquí voy fatal, y lo noto a nivel físico. Ando todos los días pero no es suficiente. Echo de menos hacer yoga y nadar. Voy a hacer hoy mismo 5 minutos de estiramientos.
  • Espiritualidad: intento meditar diariamente aunque no me es siempre posible. Hoy voy a tomar 10 minutos para mí y meditar.

Ahora te toca a ti explorar tu equilibro entre comida primaria y secundaria.
¿Qué área de tu vida necesita una especial atención?
¿Cuáles son los pasos que puedes dar hoy mismo?
¿Te gustaría ahondar más en alguna de esas áreas?

Responde en los comentarios con alguna de las categorías en la que te gustaría trabajar. Te propondré una lista de preguntas a tener en cuenta y/o ideas a considerar.

¡Un abrazo muy grande corazón!

 

Pin It on Pinterest

Share This